moto kuryemotokuryemotor kuryeacil kuryemotorlu kuryeexpress kuryebe_ikta_ kuryekurye,moto kurye,motokurye,acil kurye
Home América Latina Perú: Los derechos humanos en la era de PPK
Perú: Los derechos humanos en la era de PPK Imprimir Correo electrónico
Domingo 21 de Agosto de 2016 19:20

por Liliana Panizo de Muñiz

Luego de la gran movilización desplegada por el movimiento de derechos humanos peruano, que contribuyo a impedir la toma del Poder Ejecutivo por el colectivo mafioso que representa el fujimorismo, nos toca comenzar a ordenar la agenda de los compromisos asumidos por el gobierno entrante.

Como sabemos, y es usual en todas  las campañas,  la mayoría de los candidatos se comprometen con  todo tipo de demandas.  El caso de PPK no ha sido diferente.

Repasemos sus compromisos frente a los derechos humanos, tema dejado de lado por el humalismo, salvo lo hecho en el tema de reparaciones, pues de justicia, memoria y políticas para la no repetición no ha habido nada, ni que decir de la agenda de las personas con discapacidad. Más bien tiene un gran demerito en lo referente a libertad de expresión y movilización, criminalizando la demanda social y acusando injustamente a defensores, habiéndose producido 73 muertes durante conflictos en los pasados 5 años.

Han sido tres los compromisos públicos  firmados que involucran la agenda de derechos humanos: El compromiso de PPK con las víctimas de las violaciones a los derechos humanos y sus familiares; el desayuno de trabajo con jefes de planes de gobierno de candidatos a la presidencia con la Mesa de Discapacidad y Derechos de la Coordinadora Nacional de DD.HH. y finalmente, el Compromiso por la Democracia suscrito con el Colectivo NO A KEIKO.

En el primer caso  y debido a la envergadura de los compromisos se pondrá a prueba no solo el respeto a las víctimas y sus familiares frente a la acción o inacción del  Estado durante el conflicto armado interno, donde las fuerzas armadas y policiales, los comités de autodefensa y los grupos militares y paramilitares (Colina y Rodrigo Franco, entre otros), actuaron impunemente  asesinando, ejecutando extrajudicialmente, desapareciendo, torturando, amedrentando, promoviendo o alentando con el silencio la  violación y el abuso sexual de miles de peruanas, buscando derrotar al terrorismo asesino de Sendero Luminoso, el que en su demencial accionar vulnero los más elementales derechos de las poblaciones, repitiendo lo que hacía el Estado, como un ejército de ocupación, eliminando a quienes desde la sociedad civil enfrentaban su ideología terrorista.

¿Sera posible que este nuevo gobierno cambie las prioridades que han tenido los tres anteriores?  ¿Sera capaz PPK y su flamante ministra de Justicia cambiar lo que Alejandro Toledo abandonó, Alan Garcia evadió y Ollanta Humala, fiel a su estilo inoperante, termino de sacar de la agenda?

¿Sera posible que el gobierno entrante le devuelva a la CONADIS el rol rector, de alta especialización y autonomía, a fin de que pueda influir eficazmente en todos los sectores para lograr la transversalización de esta grave problemática?  ¿O implementar el Sistema Nacional para la integración de PCDs?

¿Sera posible que PPK, su gabinete y la bancada en el Congreso cumplan con luchar tenazmente contra la corrupción, por la defensa de la democracia amenazada por el poder que tiene el fujimorismo en el Congreso, en favor de los pueblos indígenas, la libre determinación, la comunidad LGTBI?

¿Sera posible que el respeto al medio ambiente y a las poblaciones originarias se vea reflejado en leyes y normativa?  ¿Qué de los derechos laborales, una adecuada distribución de la riqueza y disminución de la desigualdad se conviertan en prioridad?

¿Sera posible expresarnos abierta y claramente?  ¿Se respetara nuestro derecho a las libertades constitucionales de pensamiento, expresión, organización y protesta?  ¿Se dejara de criminalizar la protesta justa en defensa de la tierra y el medio ambiente?

Estos,  entre otros, serán asuntos públicos de los que nos ocuparemos en los próximos cinco años.  Sin embargo, y como una forma de demostrar que los compromisos asumidos van mas allá de la necesidad de ganar votos, le planteamos al señor Kuczynski un acto público de reconocimiento y pedido de perdón a las víctimas y familiares afectados.  Queremos hechos para poder empezar a creer.

Durante los últimos 30 años el movimiento de derechos humanos ha jugado un rol importante en la recuperación y defensa de la democracia, enfrentando todo tipo de acusaciones e injurias. Nos hemos mantenido firmes cuando se nos ha pretendido vincular con el terrorismo o con intereses subalternos.  Hemos logrado que la sociedad peruana considere los derechos humanos como parte sustancial de una convivencia pacífica, con tolerancia  y sin exclusiones.

*saludamos la designación de Gisella Vignolo como vice ministra de derechos humanos del MINJUS.

 
Banner

Copyright © 2008 Visión desde el Sur. Todos los derechos reservados.
Se permite su reproducción citando la fuente y avisando de la misma a: vision@visiondesdeelsur.com.ar

 
Banner
Banner
Banner
Banner